Ramón Ferri Tormo: El reto de la privacidad en la ciudad inteligente


 

APEP - Logo

Día Europeo de Protección de Datos 2016

Monográfico de la Asociación Profesional Española de Privacidad

+

+

Ramón Ferri Tormo

Jefe de Servicio de Tecnologías de la Información y la Comunicación del Ayuntamiento de Valencia

+

El Ayuntamiento de Valencia está firmemente comprometido en convertir a Valencia en una ciudad justa y equitativa, centrada en el ciudadano, que mejore continuamente su sostenibilidad y resiliencia aprovechando el conocimiento y los recursos disponibles, especialmente las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), para mejorar la calidad de vida, la eficiencia de los servicios urbanos, la innovación y la competitividad sin comprometer las necesidades futuras en aspectos económicos, de gobernanza, sociales y medioambientales.

En la medida en que el Ayuntamiento de Valencia avanza a una Administración Abierta, Electrónica y hacia la transparencia se puede hablar de Valencia como una ciudad inteligente que hace uso de los avances tecnológicos para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Estos avances tecnológicos se concretan, básicamente, en la instalación de sensores inalámbricos o utilizando los dispositivos inteligentes de la ciudad o en poder de los ciudadanos, que recogen todos los datos posibles de la ciudad, a fin de conseguir obtener información relevante para medir y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

El Ayuntamiento de Valencia dispone de una Plataforma de Ciudad –Plataforma SmartCity VLCi- basada en componentes abiertos (FIWARE) que permite, entre otras funcionalidades, recopilar los indicadores clave de ciudad y de gestión de sus servicios urbanos y ofrecerlos de forma transparente a los ciudadanos y a los servicios municipales para mejorar la eficiencia en la gestión de los mismos, redundando en una gestión inteligente y más eficiente de la ciudad.

La recopilación de datos, que convertimos en información y acaba concretándose en indicadores se obtienen única y exclusivamente con el fin de esa mejora de la calidad de vida y mejora de la eficiencia en la planificación y/o gestión de los servicios urbanos. Dicha obtención se realiza utilizando comunicaciones y protocolos seguros y, en el caso de obtención de datos de empresas privadas, se obtienen sobre convenios concretos donde se exige la despersonalización previa.

En resumen, los principios de actuación que rigen nuestra forma de actuar en cuanto a privacidad son:

  • Principio de legitimidad, consentimiento y finalidad. Cuando pedimos datos es para dar un servicio con una finalidad concisa, recabando siempre el consentimiento del ciudadano.
  • Principio de calidad y minimización, intentamos evitar tratamientos de datos para elaborar perfiles, cuando los solicitamos a terceros: telefónica o BBVA como en el caso de movilidad y turismo los datos vienen anonimizados.
  • Principio de información: en el caso de bigdata cuando gestionemos datos personales, estos estarán disponibles de forma accesible y comprensible por el ciudadano. Estando a su disposición el ejercicio de los derechos ARCO cuando sea posible.

La metodología desarrollada para la obtención, integración y publicación de la información de cada uno de los servicios municipales y organismos anexos al Ayuntamiento de Valencia, considera su utilidad y relevancia, naturaleza, la fuente de dicha información (servicio, base de datos, fichero ofimático o dispositivo) que proporciona la información y el período de actualización.

Como siempre esta recolección de información en la sociedad del datos puede ser inócua y facilitar el fin último, que es la generación de una ciudad inteligente que mejora la calidad de vida actuando sobre el control del tráfico rodado, la lucha contra la polución y el cambio climático o mejorar las comunicaciones; o afectar a los derechos fundamentales de los ciudadanos, en especial en lo que a privacidad, intimidad y protección de datos se refiere, para pasar de ser un “ciudad inteligente” al “gran hermano” que preconizaba George Orwell con el peligro que conlleva por mucho de inteligente o segura que se pretenda hacer ver. En definitiva se trata de evaluar el impacto de esta recolección de datos en la privacidad de las personas

El reto al que se enfrenta el Ayuntamiento de Valencia, actualmente, en materia de protección de datos es asegurar que los datos recabados mediante los sistemas implementados para la constitución de la ciudad de Valencia como una Ciudad Inteligente sea de forma desagregada y que en ningún caso se obtienen o registren informaciones que podrían ser definidos como datos de carácter personal.

A este fin al se puede llegar mediante las tan de moda en el mundo anglosajón “Evaluaciones de Impacto en materia de protección de datos”.  Estas evaluaciones, sin ser obligatorias en la actualidad, podrían existir en el futuro si se aprueba la Propuesta de Reglamento General de Protección de Datos para la Unión Europea en los términos propuestos por la Comisión Europea.

Por lo que parece el futuro de  la protección de datos en el ámbito municipal, al menos, y, en concreto, en el mundo de las ciudades inteligentes pasa por dar respuesta al reto de ser o no capaces de llevar a cabo una verdadera Evaluación de Impacto en la Privacidad o en la Protección de Datos que traería como ventaja la identificación de los posibles riesgos legales y  económicos que pueden derivarse del mismo y su corrección.

+

Ramón Ferri Tormo

Jefe de Servicio de Tecnologías de la Información y la Comunicación del Ayuntamiento de Valencia

Twitter

+

+

Puedes acceder al Monografíco de APEP por el Día Europeo de Protección de Datos 2016 en este enlace.