Profesionales del Derecho de la Privacidad: futuro, retos y oportunidades.


 

Jordi Saldaña.

Junta Directiva APEP

Abogado Asociado, Roca Junyent

Los profesionales del Derecho de la Privacidad somos aquellos que nos dedicamos profesionalmente a asesorar legalmente en materia de protección de datos.

Pese al título del artículo, si me lo permiten, antes de hablar del futuro creo que es importante ver cuál ha sido la evolución hasta día de hoy, para lo que les hablaré de mi experiencia profesional, y, estoy seguro, que la mayoría de los que se dedican al tema, se sentirán de un modo u otro identificados.

La aparición de profesionales del derecho de la privacidad viene de la mano de la necesidad de asesoramiento que se generó en relación a la publicación de la primera Ley de protección de Datos en el año 1992 y, fundamentalmente, a partir de la vigente Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal.

En un inicio, la situación del profesional que pensaba dedicarse a esta nueva especialidad era realmente desafiante: tus compañeros del Despacho no sabían ni entendían de qué les estabas hablando; tus clientes podían entender que había una nueva Ley pero que, según ellos, no les afectaba; no conocías a nadie que se dedicara al tema para poder compartir experiencias y conocimiento; ninguna base de datos recogía algún apartado específico sobre protección de datos; y la página web de la Agencia de Protección de Datos no poseía prácticamente recursos para el profesional.

El vacío existente obligó a que los que nos dedicábamos a protección de datos tuviéramos que hacer un esfuerzo numantino para poder aprender: búsqueda sistemática de cualquier libro, artículo, comentario, página web, jurisprudencia, etc, que hablara del tema para poder ir mejorando.

Con el paso del tiempo la situación fue mejorando, fundamentalmente con la aparición de las primeras bases de datos dedicadas a la privacidad, y con el cambio que supuso que la Agencia Española de Protección de Datos (y más tarde el resto de Agencias y Autoridades de protección de datos) entendiera que los que más consultábamos su página web, éramos los profesionales y pasara a dotar de contenidos su página web hasta convertirla hoy en día en la mejor base de datos que existe sobre protección de datos.

En relación a los clientes y los potenciales clientes, hemos pasado del desconocimiento absoluto (y tener en algún caso que llevar la Ley físicamente porque algún Directivo de empresa no se creía que existiera) a que muchos entiendan ya la protección de datos como algo consustancial a su actividad, por ejemplo, por el hecho que dar un buen servicio a los clientes implica también cuidar sus datos (e incrementar la fidelidad del cliente, lo cual es un gran activo en los tiempos que corren).

Con los compañeros de Despacho también la situación ha mejorado mucho ya que la transversalidad del tema hace que afecte a cualquier rama del Derecho, y si se quiere dar un buen asesoramiento legal, ya sea procesal, laboral, mercantil, civil, penal, etc es necesario tener presente la protección de datos ya sea en el diseño de arquitecturas contractuales, en los propios contratos o en el terreno procesal, por citar sólo algunos ejemplos.

Con el resto de profesionales que se dedican al tema conviene destacar por su aportación la lista de correos electrónicos de protección de datos de la Universidad de Murcia y la creación de asociaciones de profesionales que se dedican al tema, como por ejemplo la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP), ambas a nivel estatal, lo cual demuestra el dinamismo del sector.

Y llegamos al final hablando del futuro, retos y oportunidades. Hasta ahora las perspectivas profesionales de los profesionales de la privacidad pasaban por desarrollar la actividad por cuenta propia o integrado en un Despacho profesional.

En la actualidad existe una propuesta de Reglamento de Protección de Datos a nivel de toda la Unión Europea, que, en resumen, pretende unificar la disparidad de normativas de protección de datos existentes. En lo que afecta a los profesionales de la privacidad, este proyecto de Reglamento prevé una figura denominada: "Delegado de Protección de Datos" (Data Protection Officer), el cual deberán obligatoriamente poseer todos los Responsables de Ficheros (empresas y administraciones públicas) a partir de un determinado número de trabajadores y se encargará de gestionar y aplicar la normativa de protección de datos en el Responsable del Fichero.

Es decir, que se crea un nuevo perfil de profesional el cual deberá ser ocupado por un profesional de la privacidad. Además, debido a que la normativa será común en toda Europa, el profesional podrá trabajar en toda Europa, lo cual es un reto enorme para todo el sector.

Eso sí, un reto el cual estoy convencido que sin duda seremos los más cualificados para poder explotar ya que la evolución y esfuerzo numantinos ya comentados, además del tener que lidiar con la normativa y aplicación normativa más estrictas del mundo, hace que nuestros profesionales de la privacidad sean los más preparados para este nuevo perfil, no sólo en nuestro país sino en toda Europa.

Como dato, en los últimos seis meses han aparecido las primeras ofertas de trabajo para un gran banco, laboratorio farmacéutico y una empresa textil, todas de primer nivel, en las que solicitaban un Delegado de Protección de Datos, y, en el caso del laboratorio farmacéutico, era para toda Europa.

Estamos seguros que estas ofertas profesionales no van a ser las únicas sino que van a ser las primeras de muchas. Por lo tanto, tenemos una gran oportunidad profesional ante nosotros, ya que en la privacidad y protección de datos, sin duda, tenemos a los mejores profesionales del mundo.