Entrevista Mónica Vilasau – día europeo Protección de datos 2014


 

Mònica Vilasau Solana

Estudis de Dret i Ciència Política

Universitat Oberta de Catalunya

El año 2013 ha sido intenso en noticias sobre privacidad, ¿Cuál destacaría de ellas y por qué?

Creo que una de las noticias más destacadas ha sido la revelación de la vigilancia masiva en el caso del programa PRISM. Si bien entre los ciudadanos podía existir la intuición de que nuestra vida es vigilada y puede ser susceptible de un seguimiento constante, dicha revelación lo pone “negro sobre blanco”. De todos modos, lo que más me ha sorprendido es la poca reacción, salvo en Alemania, que hemos tenido los ciudadanos europeos. De alguna forma nos resignamos y vamos aceptando que nuestra vida sea cada vez más transparente.

Otro de los hechos que creo que son relevantes respecto de la privacidad es la aparición de las Google glass. La posibilidad de llevar un pequeño ordenador constantemente captando y emitiendo información, que permite capturar imágenes, colgarlas en la red, el reconocimiento facial, comprobar datos y todo ello mediante órdenes de voz constituye el paradigma de la sociedad de la información y plantea unos grandes interrogantes que no deben ser eludidos en ningún caso en un momento en que se está planteando su comercialización.

Cloud, Big data, Internet of things, coches automatizados. Desde el punto de vista de la privacidad qué óptica debemos adoptar frente a la evolución tecnológica.

Creo que lo más importante es que como usuarios de estas tecnologías en constante evolución nos preocupemos realmente de conocer cómo funcionan. Además de la utilización concreta, creo que es importante que el sujeto se pregunte qué hay detrás de ellos. No solo de saber sus funcionalidades sino de las consecuencias de su utilización.

Si en 2014 la Unión Europea no contara con un Reglamento General de protección de datos, ¿tenemos más que ganar o que perder como ciudadanos UE? ¿ ¿Y cómo profesionales?

Creo que tenemos más que perder. En primer lugar su aprobación supondría una mayor armonización de la normativa aplicable, que cada vez es más distinta entre los miembros de la UE. Un paradigma de ello es la diversidad en las sanciones por el incumplimiento de la normativa. Existen otros aspectos que considero positivos de la Propuesta y sería deseable que en su complicado proceso de negociación no se abandonaran. Entre ellos creo que cabe destacar la introducción del principio de minimización de los datos, el derecho a la portabilidad de los datos, la regulación de la elaboración de perfiles, la notificación de los fallos de seguridad, la necesidad de realizar evaluaciones de impacto y la introducción de la protección de datos desde el diseño. En cuanto a las empresas, puede resultarles beneficiosa la introducción de una ventanilla única, si bien precisamente se trata de un aspecto que ha generado mucha controversia. Considero que el principal reto de la Propuesta radica en adecuar convenientemente la normativa a las pequeñas y medianas empresas y analizar bien cuáles son sus posibilidades y necesidades de modo que la Propuesta no suponga una carga excesiva y penalice el ejercicio de su actividad.

¿Qué rol social están llamados a jugar los profesionales de la privacidad?

Creo que la principal labor es la de concienciar a quienes tratan datos de la necesidad de una gestión adecuada e integrada de la información. No se trata de establecer mecanismos y cumplir con la normativa para evitar sanciones, sino de planificar y gestionar correctamente la información como uno de los principales activos de las organizaciones. Es dentro de esta gestión global de la información que debe adoptarse una política de protección de datos acorde con la legislación. Si ello se realiza de forma adecuada, contemplando toda la arquitectura del sistema, a medio y largo plazo resulta una estrategia beneficiosa.