Entrevista a Ricardo Sixto Iglesias – Día europeo de Protección de datos 2015


 

1)      Un año más celebramos el Día Europeo de la Protección de Datos personales, ¿se ha consolidado la conciencia social sobre el valor de este derecho?

 Creo que no, que aún no hay una auténtica conciencia social de la importancia que tiene la protección de datos. Constantemente la gente contesta a cuestionarios o rellena solicitudes con sus datos personales, sin prestar la atención debida al uso que posteriormente pueda hacerse de los datos que han facilitado.

Hay que intentar fomentar e impulsar el desarrollo de esa conciencia, porque elevarla también supondrá aumentar la autoprotección ante posibles usos fraudulentos de la información que demos. Para ello es crucial la formación de los ciudadanos y de los usuarios de bases de datos.

Habría que establecer algún tipo de exigencia para que en los centros de trabajo, ya sean públicos o privados, se potenciara la formación obligatoria de los empleados encargados de cuestiones relacionadas con la protección de datos.

2)      ¿Espera Vd. que finalmente en el periodo 2015-2016 se contará con un reglamento de protección de datos. Si no le importa, de este  futuro Reglamento de Protección de datos indique el aspecto más positivo y el más negativo.

 Desde que se aprobara la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal hasta la aparición del Reglamento que la desarrolla pasaron al menos 8 años. Esperemos que no haya que esperar tanto tiempo para que pueda actualizarse un nuevo reglamento. Desde entonces, los avances tecnológicos han situado nuevos escenarios a los que debemos enfrentarnos y que es necesario regular.

En este sentido, creo que el nuevo reglamento debería intentar facilitar más los procedimientos para el ejercicio del derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de nuestros datos.

Por otro lado, también debería prestarse atención al uso, o más bien abuso, del que somos víctimas los ciudadanos cuando empresas absolutamente desconocidas para nosotros y con las que no hemos establecido ningún contacto, comercian y trafican con nuestros datos personales. Hay que acabar de una vez por todas con algunas de las estafas de las que somos objeto, normalmente telefónicas, y que dan lugar a situaciones verdaderamente kafkianas en las que a los ciudadanos les cuesta mucho tiempo y esfuerzo encontrar la solución.

El reglamento que desarrolla la ley de protección de datos debería ser mucho más duro en el capítulo sancionador en estas circunstancias, y tratar de poner límites y restricciones a ese tráfico de datos que tanto perjudica a la ciudadanía.

 3)      A lo largo de 2014 APEP ha prestado singular atención a los derechos de los menores, al impulso de la formación y certificación de los profesionales, a la transparencia o al diálogo tanto entre ordenamientos separados por el Atlántico como entre tecnología y Derecho. Las organizaciones sociales, los reguladores, el legislador o los gobiernos ¿dónde deberían poner el acento en 2015?

Tal vez deberían poner el acento en la formación de nuestros mayores con respecto a las nuevas tecnologías (compras por internet, mensajería instantánea, etc.), porque en muchas ocasiones pueden llegar a ofrecer datos sin conocer a quién se los están facilitando y qué es lo que pueden hacer con ellos.

4)      2014 fue el año del “derecho al olvido”, ¿Qué retos nos esperan en 2015?

Pienso que el 2015 debería ser el año de la formación y del conocimiento. Debemos intentar suscitar una mayor conciencia en la sociedad de los problemas que puede acarrear un mal uso o una deficiente protección de datos. Por eso, considero absolutamente esencial que se haga un mayor esfuerzo por concienciar y formar a la gente para que ejerza un mayor control sobre su intimidad y su privacidad. Y, a su vez, debemos seguir siendo muy exigentes e intransigentes con las instituciones públicas o privadas que cometan infracciones que atenten contra nuestros derechos ciudadanos. Ese podría ser un buen camino para este año que comienza.

Ricardo Sixto Iglesias

Diputado de IU por Valencia

Congreso de los Diputados