APEP lanza una certificación profesional adaptada al nuevo Reglamento de Protección de Datos


 

ACP_2014-12-16Con su Certificación ACP, la Asociación lidera en Europa la normalización y adecuación al futuro marco normativo común, cuya entrada en vigor se espera en 2015.

 

Entre otras novedades, se incluye una especialización profesional que acreditará a los futuros Delegados de Protección de Datos (DPO).

 

Se trata de una acreditación fiable y rigurosa garantizada por un sistema de concesión totalmente transparente.

La Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) presenta su nueva Certificación ACP (APEP-CertifiedPrivacy), que permitirá a los profesionales acreditar su alta especialización en la normativa española y europea en materia de protección de datos de carácter personal y privacidad. Para su obtención se requerirá demostrar los conocimientos teóricos necesarios y solvencia en el desempeño de competencias específicas.

La ACP es una certificación profesional pionera en España y Europa, ya que en su concepción tiene en cuenta las directrices marcadas por el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, cuyo Borrador Definitivo está en trámites muy avanzados en las instituciones comunitarias y que incluye importantes novedades normativas. En este sentido, la APEP, miembro de CEDPO, va a la vanguardia en la normalización y adecuación de las certificaciones profesionales de la privacidad a un marco común.

No cabe duda de que el cumplimiento normativo asociado a la privacidad resulta hoy día estratégico para las empresas y las organizaciones en general. Pero es que, además, hay que destacar que la nueva regulación europea todavía aumentará más sus exigencias y, en concreto, elevará el importe de las sanciones ante posibles incumplimientos. Tanto que podría poner en riesgo la propia supervivencia de la empresa infractora.

La APEP, a través de su Certificación ACP, proporciona seguridad y confianza al mercado, al establecer patrones de calidad al desarrollo profesional. De este modo, la Asociación fomenta, también, la excelencia, buenas prácticas y la actualización profesional en un régimen jurídico, cada vez más complejo, cambiante y muy sensible a la evolución tecnológica.

“El crecimiento del mercado para la consultoría en protección de datos exige que los mejores profesionales dispongan de una acreditación reconocida y reconocible para ofrecer confianza a sus clientes”, comenta Ricard Martínez, presidente de APEP.

 Acreditación fiable y rigurosa con un sistema de concesión transparente

Para la elaboración de la nueva Certificación ACP, APEP ha adoptado los más altos estándares de calidad internacionales, incluidos ISO 17.024 (cuya acreditación se solicitará) y los establecidos en el propio Borrador Definitivo del Reglamento General de Protección de Datos. Así, se trata de una certificación, fiable y rigurosa, que cumple con los requisitos de calidad establecidos: adecuada en sus contenidos, rigurosa en los criterios de asignación, transparente e independiente en la evaluación de los candidatos y respaldada por el prestigio de una organización sólida y confiable.

En la ACP “para cada ámbito hay un baremo y está publicado. De este modo, cada aspirante puede saber exactamente si va a pasar o no… La rigurosidad y transparencia es total”, comentó en el acto de presentación Carme Sánchez Ors, Responsable corporativa de Protección de Datos en Diputación de Barcelona, miembro de la Junta Directiva de APEP y del Comité de Certificaciones.

Para garantizar esta calidad APEP cuenta con un Comité de certificaciones, un Consejo Asesor y un grupo de certificadores seleccionados a través de un concurso de acuerdo con una convocatoria pública.

“Nuestra certificación se basa en el rigor y la profesionalidad desde distintos puntos de vista. Se centra en la acreditación doble de formación especializada y de capacidades profesionales. Los titulares de la certificación ACP deben acreditar tanto conocimiento como expertise. Por otra parte, la existencia de un Consejo Académico integrado por profesionales de reconocido prestigio constituye un aval inestimable”, destaca Martínez.

Data Protection Officer (DPO)

La nueva ACP incluye entre sus especialidades profesionales la primera certificación destinada a los futuros Delegados de Protección de Datos (DPO, por las siglas en inglés de Data Protection Officer). Una figura esencial incluida en el cambio normativo, aunque ya hay muchas empresas en España y Europa que tienen integrado un DPO en sus plantillas. Se trata de un profesional que será de gran relevancia y responsabilidad en las organizaciones y que deberá ser integrado de forma obligatoria en las Administraciones Públicas y gran parte de las empresas.

“Con el futuro Reglamento europeo de protección de datos contar con asesoramiento experto a través de figuras como el “delegado de protección de datos” requerirá que el mercado pueda confiar en las certificaciones como aval de profesionalidad”, comenta Martínez.

Alta especialización y formación

Si se cumplen una serie de requisitos establecidos en las bases (enlace), los aspirantes podrán utilizar dos vías para conseguir la ACP, examen y grandfathering. Para facilitar la formación de los aspirantes, APEP ofrece en su plan de formación diferentes cursos que integran en sus temarios conocimientos y competencias adecuados.

La ACP contempla un certificado de conocimientos generales (ACP-B), así como la posibilidad de integrar especialidades profesionales: (CL) Consultor Legal Profile, (CL) Consultor Technical Profile, (AL) Auditor Legal Profile, (RS) Responsable de Seguridad, DPO…